martes, 20 de febrero de 2018

EL VÍA CRUCIS DE LAS HERMANDADES NO SIEMPRE SE HA CELEBRADO EL PRIMER LUNES DE CUARESMA


     
 
      Este próximo lunes se celebra el Vía Crucis de las hermandades, un acto piadoso organizado por la Unión de Hermandades, que viene celebrándose en los últimos años en el lunes de la primera semana de Cuaresma pero no siempre ha sido así.

      El primer Vía-Crucis oficial de la Unión de Hermandades lo preside la imagen del Santo Crucifijo de la Salud y se hace el primer lunes de Cuaresma, concretamente el 16 de marzo de 1981, a imitación de Sevilla. Al año siguiente es el Santísimo Cristo de la Buena Muerte la imagen elegida y se celebra el 9 de marzo de 1982, martes de la segunda semana de Cuaresma. El Señor de la Vía-Crucis lo preside el 8 de febrero de 1983 y es primer viernes de Cuaresma.

       El Vía-Crucis de 1984, Año Santo de la Redención, lo preside el Cristo de la Expiración y fue el siete de marzo, Miércoles de Ceniza. También se celebraron en Miércoles de Ceniza los de 1985 (Cristo de la Defensión) y 1986 (Señor de las Tres Caídas).  El Vía-Crucis de la Unión de Hermandades del año 1987 lo preside el Cristo de la Lanzada y se celebra el primer viernes de marzo.

     A partir de 1988 y a petición del Sr. Obispo se acuerda dejar la semana siguiente a la del Miércoles de Ceniza para las Conferencias Cuaresmales que se impartían en la catedral, comenzando estas charlas el martes y dejando el lunes, primer lunes de Cuaresma, para el Vía-Crucis oficial de la Unión de Hermandades. Es entonces cuando se fija el primer lunes de Cuaresma para la celebración de este piadoso acto.

       En resumen el Vía-Crucis oficial de la Unión de Hermandades se ha celebrado en los siguientes días: Martes de la segunda semana de Cuaresma (1982), primer viernes de Cuaresma (1983), Miércoles de Ceniza (1984, 1985 y 1986), primer viernes de marzo(1987) y primer lunes de Cuaresma (1981 y desde 1988 a la actualidad, exceptuando el del Cristo de la Esperanza del año 2011  que se aplazó por la lluvia al miércoles de la segunda semana de Cuaresma y el del Cristo de la Defensión del año 2013 que se celebró por vez primera en un sábado de Cuaresma.

       El pasado año con la designación del Santísimo Cristo de la Expiración, por segunda vez para presidir este Vía Crucis, se intentó también cambiar de fecha pero finalmente pesó más la costumbre de los últimos años y se mantuvo el primer lunes de Cuaresma.
        (Artículo que publiqué en el periódico digital MIRA JEREZ el pasado día 18 de febrero de 2018)
 
 
                                                                                                 

miércoles, 14 de febrero de 2018

ILUSTRES EN EL VILLAMARTA


 
 
El Partido Popular de Jerez tiene la intención, si vuelve a ser elegido para gobernar la ciudad en mayo de 2019, de crear una galería del arte y la cultura en el interior del Teatro Villamarta. Una galería a la que volvería el busto del escritor José María Pemán junto a otras personalidades jerezanas que han destacado en el mundo cultural y artístico de la ciudad. Una iniciativa a tener cuenta y que ya fue comentada por políticos de distintos signos cuando se empezó a hablar de la retirada del busto del ilustre dramaturgo del vestíbulo del Villamarta. Se habló entonces que en estos casos, donde pueden existir disparidad de criterios, siempre es mejor sumar que restar, añadiendo los bustos de destacadas personalidades del mundo de las letras y del teatro vinculadas a Jerez, sean de la ideología que sean o la vinculación política que tengan o hayan tenido, ya que, como afirman los historiadores, nadie puede erigirse en juez de la historia.
 
         Así, como ya se ha apuntado, junto al busto de Pemán, podrían figurar destacados letristas como Antonio Quintero, que además fue autor teatral y guionista cinematográfico o Manuel Alejandro, Antonio Gallardo o el maestro García Tejero cuyas composiciones han sido interpretadas en numerosas ocasiones en este teatro. Compositores como Germán Álvarez Beigbeder, director que fuera de la banda municipal de música, cuya presencia en el Villamarta ha sido una constante, o José Martínez Carmen, creador y director de diversas agrupaciones musicales. También podrían formar parte de esta galería artistas locales de fama que han cosechado sonados éxitos en su escenario, como la jerezana Isabelita Ruiz, actriz y bailarina, que actuó en la inauguración del propio teatro; Lola Flores y su hermana Carmen, Paquera de Jerez, Ismael Jordi o Paco Cepero, junto a tantos otros artistas jerezanos que han pasado a la historia y con sonados éxitos sobre sus tablas.

 Esta galería podría contar con actores jerezanos de renombre dentro de la historia del teatro, como el genial actor dramático Antonio Vico o Antonio Pizarroso que alcanzó triunfos en los mejores teatros. Incluso, por los años que el Teatro Villamarta tuvo una función cinematográfica, los bustos de jerezanos tan destacados en el mundo del cine como Enrique Domínguez Rodiño, pionero de la industria cinematográfica o Fernando Viola, cineasta jerezano que fuera presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos. Por último, para completar esta galería de ilustres sería de justicia histórica la presencia de tres bustos que forman parte de la historia teatral de Jerez. Luis Parada y Regife, autor y empresario teatral, director que fuese de dicho teatro, donde alcanzó la gloria con sus obras, además de ser el que introdujo el cine sonoro en nuestra ciudad con la proyección, en 1930, del musical Noches de Broadway. Miguel Rodríguez Bernal, maestro y empresario teatral, gran pedagogo y difusor de la cultura en nuestra ciudad que gestionó los teatros Eslava, Principal y el Liceo Antonio Vico. Y ¡cómo no!  Francisco Riba Gabaldá, el hombre que cambió el rumbo del Villamarta, que tan enamorado estaba de él y que lo cuidó como nadie, realizando mejoras que hicieron posible su fama a nivel mundial.

Como vemos, independientemente de cuestiones políticas, la iniciativa de crear esta galería está más que justificada y vendría a revalorizar, aún más, la historia y el atractivo de un coliseo que hoy es un referente para la cultura en general.
 
(Artículo que publiqué en INFORMACIÓN JEREZ el pasado domingo 11 de febrero de 2018 y al día siguiente en VIVA JEREZ)
 
 
 
Vestíbulo del Teatro Villamarta antes de la última reforma
 

   

jueves, 8 de febrero de 2018

75 AÑOS DEL PRIMER VIA CRUCIS CON EL CRISTO DE LA BUENA MUERTE DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS


 
 
El Vía Crucis es un ejercicio piadoso centrado en los Misterios Dolorosos de Cristo, que se meditan y contemplan caminando y deteniéndose en las 14 estaciones que, del Pretorio al Calvario, representan los episodios más notables de la Pasión del Señor.

            Según podemos leer en el libro de la historia de la Hermandad de Nuestra Señora del Amor y Sacrificio fue en 1942 cuando el recordado Padre Víu, jesuita, propone a la Hermandad de Nuestra Señora del Amor y Sacrificio organizar un Vía Crucis público, por las calles de Jerez, como preparación a la Semana Santa y presidido por la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte venerado en la iglesia de la Compañía de Jesús. El sentido penitencial del mismo hizo que la cofradía acogiera con interés la propuesta y al año siguiente se comenzó a hacer siguiendo las directrices del Padre Víu y en el conocido como Domingo de Pasión.

La comitiva partía desde la iglesia de San Ignacio, en la plaza de la Compañía, la abría la Cruz de Guía y los faroles que portaban los congregantes Luises, le seguía autoridades locales y gran número de fieles entre cofrades de toda la ciudad y miembros de distintas asociaciones religiosas, presidiendo el cortejo la imagen del Crucificado. Durante el recorrido se instalaban cruces para señalar las distintas estaciones y hacer las correspondientes paradas que daban paso a las meditaciones del sacerdote. La última estación se realizaba en el monte que antecedía a la capilla del Calvario, sede de la Hermandad del Santo Entierro.

            Desde aquel 1943 el Vía Crucis del Cristo de la Buena Muerte de la Compañía de Jesús caló en el pueblo fiel, siendo una cita esperada de la Cuaresma jerezana. Solo en dos ocasiones se cambió el itinerario, en 1954 que se dirigió a la entonces Colegial y en 1965 que, por las obras que se estaban realizando en los alrededores del Calvario, finalizó ante la parroquia de Santa Ana. En 1972, coincidiendo con el traslado de los jesuitas a Madre de Dios, se celebró el último de los que se venían organizando de forma ininterrumpida. En el año 2016 se volvió a organizar con motivo de los 75 años de la fundación de la Hermandad del Amor y Sacrificio, recorriendo las calles cercanas a su sede canónica y haciendo estación en la parroquia de San Miguel.

            Se cumple, por tanto, en este 2018 los 75 años de aquel primer Vía Crucis que marcó el inicio a lo que con el paso de los años, concretamente desde 1981, bajo la organización de la Unión de Hermandades y presidido por distintas imágenes pasionales de la Semana Santa jerezana, sería denominado ya como el Vía Crucis oficial de las Hermandades de Jerez.
                    (Artículo que publiqué el pasado 7 de febrero de 2018 en el periódico digital MIRA JEREZ)



Dos instantes de este recordado Vía-Crucis que, partiendo desde la antigua iglesia de San Ignacio, organizaba en Cuaresma la Hermandad de Nuestra Señora del Amor y Sacrificio. 

martes, 23 de enero de 2018

EL ENTORNO DE SAN JUAN




El gobierno local tiene intención de destinar alrededor de 600.000 euros al proyecto de reordenación y urbanización del entorno de la iglesia de San Juan de los Caballeros, que afecta a las calles San Juan, Melgarejo o Siete Revueltas y a la plaza Melgarejo, un espacio urbano muy degradado que presenta un estado abandono y suciedad.

El espacio urbano que rodea a la iglesia de San Juan de los Caballeros pertenece a un Jerez que se pierde en la historia, con dos calles angostas, misteriosas y casi legendarias como Siete Revueltas y San Antonio que hoy permanecen cerradas.

            El callejón de las Siete Revueltas, llamado así por los diversos ángulos que forma, tiene acceso por la calle Canto, por un lado, y por la plaza Melgarejo, por otro. La plazoleta de Melgarejo se enmarca entre el templo alfonsí, la trasera del convento de las Agustinas, un antiguo casco bodeguero y el antiguo palacio de la familia de los Morlas y Melgarejos, descendientes de Pedro de Melgar, que vino a Jerez cuando la reconquista en 1264. Este palacio, situado en la calle San Juan, frente a esta plazoleta, podemos fecharlo a finales del siglo XVI o principios del siguiente, en 1900 el arquitecto Rafael Esteve Fernández-Caballero lo transformó respetando su elegante fachada en que podemos contemplar el blasón de los linajes que la habitaron, la cruz de Calatrava en campo rojo de los Melgarejos y el pino con leones de los Morlas. Su hermoso patio principal renacentista, que ha llegado hasta nuestros días, ha sido lamentablemente alterado recientemente. Entre los Melgarejos es de citar al célebre guerrero Diego de Melgarejo, héroe jerezano del siglo XVI, que prestó grandes servicios en Indias y en Flandes, a Alonso Fernández de Melgarejo, valeroso Alcaide de Zahara y Alvar de Melgarejo nombrado por los Reyes Católicos caballero jurado.

Junto al antiguo palacio Melgarejo existe, también tapiado, el callejón de San Antonio, entre las calles San Juan y Justicia.  En el otro lado el Callejón de las Siete Revueltas estuvo cerrado desde la Guerra Civil hasta los años 80, fecha en la que se abrió coincidiendo con la demolición de una construcción que había añadida a la Sacristía de la Iglesia de San Juan de los Caballeros. Tuvo que cerrarse pocos años después por el estado en que se encontraba. Quedó pendiente entonces de que se pudiera acometer la rehabilitación urbanística de esta zona, dejando libre el perímetro de la Iglesia y derribando todas las construcciones anexas a la misma que están expropiadas desde hace mucho tiempo.

El callejón de Melgarejo o de las Siete Revueltas posee un encanto especial que una vez reabierto y acondicionado sería un atractivo turístico más que añadir a todo el entorno, siempre y cuando se colocaran rejas que garanticen la seguridad.

La iglesia de San Juan Caballeros, con la loable labor de conservación que viene manteniendo la Hermandad de la Vera-Cruz, la noble fachada de los Morlas y Melgarejos, la capillita del Cristo del Amor, la recuperación del callejón de las Siete Revueltas junto al restaurante allí existente y los cercanos palacio de Pemartín y el convento de Santa María de Gracia, con la urbanización completa, la reurbanización de los viales existentes y la dotación de nuevas infraestructuras potenciará enormemente un enclave que está pidiendo a gritos, desde hace años, su recuperación.

           (Artículo que publiqué en INFORMACIÓN JEREZ el pasado domingo 21 de enero de 2018 y al día siguiente en VIVA JEREZ)
 
La plaza Melgarejo en una fotografía del pasado. De izquierda a derecha: Casco bodeguero, hoy restaurante; al fondo el palacio de los Morlas-Melgarejos y a la derecha la portada de la iglesia de San Juan de los Caballeros antes de su remodelación.
 

viernes, 19 de enero de 2018

PERMUTAS DE PASO, UNA SOLUCIÓN DE FUTURO




Desde tiempos remotos las cofradías de Semana Santa han preferido la noche para sus salidas procesionales, la intimidad que ofrece la oscuridad ha invitado, desde siempre, a un mayor recogimiento. Esto era algo que se hacía posible en las procesiones con recorridos no demasiado largos y con pocas horas en la calle, lo que le permitía salir después de anochecer y recogerse, en las que salían en la Madrugada Santa, antes de la amanecida.

Cuando se establece la Carrera Oficial en 1938 la Semana Santa de Jerez apenas tenía una procesión por día, por lo que se mantuvo la organización de los días tal como se venía haciendo en los últimos años. A partir de los años cuarenta, con la llegada de nuevas cofradías y siguiendo el anterior criterio, la incorporación se fija al inicio de cada jornada salvo la Madrugada Santa que es al final, precisamente en busca de la desea oscuridad. Como curiosidad decir que las tres cofradías del Viernes Santo de entonces, Cristo, Soledad y Piedad, en los primeros años de la Carrera Oficial, fueron variando su orden de paso indistintamente.

Es a partir de 1945 cuando se establece el orden que nos ha llegado hasta hoy, con algunas excepciones como la Hermandad de la Yedra que entonces procesionaba el Jueves Santo entre la Oración del Huerto y el Mayor Dolor o la de la Piedad que aún sacaba al Cristo del Calvario en el Miércoles Santo entre Tres Caídas y Flagelación.

En 1952 ya tenemos a las cofradías más antiguas ubicadas en los días y orden actuales: Borriquita, Coronación y Angustias en el Domingo de Ramos; Cristo de la Viga y Amor y Sacrificio el Lunes Santo; Cristo del Amor y Desconsuelo el Martes Santo; Tres Caídas, Flagelación y Prendimiento el Miércoles Santo; Lanzada, Oración y Mayor Dolor el Jueves Santo; Santo Crucifijo, Cinco Llagas, Nazareno y Yedra en la Madrugada Santa y Cristo, Soledad y Santo Entierro el Viernes Santo.

Este orden de paso por Carrera Oficial, con las que fueron posteriormente sumándose y cambiando de día de salida, unas al inicio y otras al final de cada jornada, es el que se ha mantenido con la premisa de ser la Hermandad de la Borriquita la que abre la Semana Santa.

Esto es, en líneas generales, el criterio seguido hasta ahora con respecto a la ubicación de cada cofradía en la propia estructuración de los días pasionales. Ha sido en los últimos años cuando las propias cofradías han empezado a plantearse la permuta de paso por Carrera Oficial entre unas y otras con el fin de beneficiarse mutuamente.

En el año 1987 la Hermandad de Amor y Sacrificio, que cerraba el Lunes Santo, vio conveniente procesionar por delante de la del Cristo de la Viga con el fin de evitar la multitudinaria recogida de la cofradía catedralicia. Esta permuta dejó de realizarse desde el año 2000 al 2004, volviendo en 2005 y 2006, los años siguientes tampoco se hizo la permuta y es a partir de 2014 cuando se vuelven a intercambiar los puestos.

En el año 2005, por las obras de la plaza del Arenal, la Hermandad de Loreto permuta con la Hermandad de la Exaltación su segundo lugar del Viernes Santo, un cambio que se vuelve a repetir en el siguiente año de 2006. Ese mismo año de 2005 se produce otra permuta en la Madrugada Santa, la de las Hermandades de la Yedra y de la Buena Muerte, cambio que aún se mantiene.

 En el año 2007 la Hermandad de la Buena Muerte pasa a ser la segunda de la Madrugada, entre Santo Crucifijo y Cinco Llagas y la Hermandad de Loreto la última del Viernes Santo, un cambio que no resultó volviendo al año siguiente la de la Buena Muerte al penúltimo lugar de la Madrugada y la de Loreto a su tradicional segundo lugar del Viernes Santo.  

En 2016 las Hermandades de la Defensión, Clemencia y Humildad y Paciencia cambiaron su orden de paso. Las últimas permutas han venido de la mano de las Hermandades de las Cena y la Candelaria el Lunes Santo y Vera-Cruz y Redención el Jueves Santo.

Para este año se esperan nuevas permutas, la que más suena es la del Jueves Santo aunque probablemente no sea la única. Una nueva fórmula que puede dar muchas sorpresas y hasta alguna solución a eternos problemas.
 
(Artículo que publiqué en el periódico digital MIRA JEREZ el pasado día 14 de enero de 2018)
 
Foto del ayer de la procesión de la Virgen del Amor y Sacrificio, primera que permutó su orden de paso.
Arriba solicitud de venia de paso por parte de la Hermandad de la Buena Muerte a la de la Esperanza de la Yedra.
 

 

lunes, 15 de enero de 2018

RENOVACIÓN EN LA DIRECCIÓN DE LA ARCHICOFRADÍA DOMINICA DEL ROSARIO


 
 
Desde el siglo XVI hay constancia de la existencia de la Archicofradía de la Virgen del Rosario establecida en el convento de Santo Domingo de Jerez. Una historia llena de periodos florecientes y otros de baja actividad pero siempre con la devoción al Santo Rosario como bandera. En el año 1.700 se habían asociado los montañeses bajo el manto de Ntra. Sra. del Rosario. En 1.735 toma posesión la nueva junta de gobierno de este nuevo periodo a mano de santanderinos o montañeses comenzando un etapa de gran esplendor hasta el punto de levantar su suntuosa capilla.

 La última reorganización se llevó a cabo en  1.851, curiosamente, sin la presencia ni dirección de los dominicos, que tras la ley de desamortización del ministro Mendizábal se habían visto obligados a abandonar el convento, nombrándose, en este año, la primera junta de Gobierno de ésta nueva etapa.

En 1897 vuelven los dominicos y retoman la dirección espiritual de esta histórica Archicofradía imprimiendo a la corporación de toda la impronta y espiritualidad de la orden de predicadores.

En los últimos años la corporación ha venido mostrando un nuevo resurgir en su actividad bajo la presidencia de Manuel Vallejo Vázquez, un hermano mayor que ahora, por edad, ve su largo periplo cumplido y ha dado paso a una nueva junta de gobierno que encabeza Juan Francisco Carrión Pina como hermano mayor y se completa con los siguientes cofrades del Rosario: José Gallego Márquez (Teniente de hermano mayor), Salvador Barberá Villar (Mayordomo), Javier E. Jiménez López de Eguileta (Secretario), Francisco Javier Villanueva Caballero (Tesorero), Enrique Barberá Villar (Fiscal de reglas), Lorenzo Otero Castillo (Diputado mayor de gobierno). Adolfo Bejarano Estacio (Diputado de cultos y formación).

La jura de cargos tendrá lugar este jueves 11 de enero en el transcurso de los cultos semanales a Nuestra Señora del Rosario, dando comienzo con el rezo del Santo Rosario a las 19:30 horas, con posterior Misa y canto de la Salve a la Virgen del Rosario en su capilla.
 
(Artículo que publiqué en el periódico digital MIRA JEREZ el pasado día 10 de enero de 2018)
 
Año 1904. Convivencia de la Archicofradía del Rosario de Santo Domingo tras la celebración de la Fiesta de la Rosa.
 

 

jueves, 11 de enero de 2018

HERMANO MAYOR Y REY MAGO




Uno de los eventos señalados del calendario festivo que más podemos relacionar con nuestra Semana Santa es la Cabalgata de Reyes. Se conmemora un hecho religioso en el que el protagonista es Jesucristo, existe una representación plástica del misterio de la Epifanía en la adoración con el que culmina la cabalgata, la cabalgata se estructura, salvando las distancias de fondo, de forma parecida a una procesión (cortejo, antorchas, tronos, estandartes, atuendos, bandas…). Todo ello ha atraído al mundo cofrade a su participación de forma activa en esta fiesta tan cristiana como tradicional.

Son incontables las cofradías que organizan actos con ocasión de la fiesta de los Reyes Magos, bien con la recogida de regalos y cartas o bien con la visita del Cartero Real o de los propios Reyes Magos. Una vinculación que viene de antaño y que tiene un claro exponente en la gran implicación que, desde siempre, han tenido los cofrades en todo lo que suponga llevar la ilusión a niños y mayores.

Un claro exponente de esta implicación es la cantidad de hermanos mayores que han tenido también el honor de encarnar a uno de los Reyes Magos en la cabalgata oficial de cada 5 de enero, algunos incluso coincidiendo con el ejercicio de su cargo al frente de la cofradía.

Uno de los más antiguos hermanos mayores que se tiene constancia de haber encarnado a los Magos de Oriente en la cabalgata oficial es Aurelio Madroñal Flores, miembro de las recordadas Milicias Angélicas del convento de Santo Domingo y del equipo de Los Descalzos que tanto aportaron a la cabalgata a mediados del pasado siglo XX. Aurelio Madroñal fue, con el paso de los años, hermano mayor de la cofradía de la Oración en el Huerto. En 1962 sería Fermín Bohórquez Escribano, hermano mayor que fuera de la Hermandad del Desconsuelo, quien desempeñara el papel de rey en la cabalgata del 5 de enero. En 1968, uno de los Reyes Magos sería José Belmonte Fernández, hermano mayor de la Hermandad de la Coronación. En 1973 en la terna de los tres Magos encontramos a Jesús Mantaras García-Figueras que posteriormente sería alcalde de Jerez y unos años más tarde presidente de la junta gestora de la Hermandad de las Angustias. Dos años después, en 1975, José Estévez de los Reyes, hermano mayor de la cofradía del Transporte, sería uno de los que encargados de encarnar a S.M. Al año siguiente Manuel Piñero Vázquez, presidente que fue de la Unión de Hermandades y hermano mayor de la Hermandad de la Coronación, sería uno de los designados para tal representación. Los siguientes años, 1980 y 1981, también contarían con hermanos mayores para encarnar a algunos de los Reyes Magos, Juan Cervilla Ortíz (Hermandad de la Sagrada Cena) y José Bohórquez Mora Figueroa (Hermandad del Desconsuelo y del Rocío) fueron dos máximos dirigentes cofrades que tuvieron el honor de asumir el papel de reyes de la ilusión.

La Hermandad del Rocío es la que más hermanos mayores ha aportado a la representación de los Magos de Oriente. Álvaro Domecq Romero en 1963, Antonio León Manjón en 1974, José Bohórquez Mora Figueroa en 1981, Antonio Camacho Molina en 1991, Francisco Bocarando Chacón en 1996 y Francisco Gómez García en 2005.

En los últimos años la presencia de cofrades, que han sido hermanos mayores, representando a alguno de los Reyes Magos ha seguido siendo una constante. En 1981 Miguel Ruiz Ruiz  (Expiración), en 1983 José A. Reimóndez López (Angustias), en 1986 Carlos Orellana Cánovas (Amargura) y José Castaño Rubiales (Nazareno), en 1993 Francisco Fernández García-Figueras (Defensión) y Francisco Barra Bohórquez (Cinco Llagas), en 1994 Miguel Monje Marín (Borriquita), en 2002 Santiago Zurita Irigoyen (Desconsuelo) y en 2007 José Torreglosa Solano (Soledad).

Hermanos mayores que cambiaron, por un día, la vara dorada por el cetro de la ilusión, el capirote por la corona real y el terciopelo por el armiño para, en definitiva, poner en la calle, tanto en uno como en otro cometido, un mensaje de Salvación.
(Artículo que publiqué en el periódico digital MIRA JEREZ el pasado día 5 de enero de 2018)
 
Fotografía del ayer de la Cabalgata de Reyes Magos de Jerez. En la foto de arriba José A. Reimóndez (Rey Mago 1983 y Francisco Gómez (Rey Mago 2005) brindan en las vísperas del día de Reyes de 2005.